fbpx

La historia de Amparo y Javi con Singulárea

LA HISTORIA DE…

O, lo que es lo mismo, todo lo que aprendemos de nuestros clientes.

 

Como ya os he comentado muchas veces, sois vosotrxs quienes nos enseñáis a nosotrxs la mayoría de las cosas que sabemos. Porque nos exponéis a nuevos retos y eso nos hace tener que superarnos y tratar de superarlos.

 

Y luego, todo lo aprendido con vosotrxs, lo podemos aplicar a los siguientes proyectos que abordamos.

 

Por tanto, ¿qué mejor manera que reconocer vuestra aportación que reconociéndolo y ponerle nombre y apellidos a cada servicio que ha nacido gracias a vosotrxs?

 

 

LA HISTORIA DE AMPARO Y JAVI CON SINGULÁREA

La de hoy es una historia larga, porque este proyecto entregado en València fue especial por 3 motivos:
  • Conseguimos resolver un gran problema al que no encontraban solución.
  • El proyecto nos hizo enfrentarnos a algo nuevo, y aprendimos nuevas técnicas de instalación para solventar un nuevo reto.
  • Y con ellos, sin querer, nació nuestro Servicio Comodón.
Por tanto, a Amparo y Javi les estamos muy agradecidos por todo lo que nos enseñaron.

 

¿CUÁL ERA EL PROBLEMA CON EL DORMITORIO JUVENIL DE AMPARO Y JAVI?

La pareja vino a nuestro estudio-showroom casi desesperados, tras llevar ¡2 años! (nada más y nada menos), dando vueltas por tiendas de muebles buscando un dormitorio juvenil para que sus 3 hijas pudieran compartir habitación ya que el piso donde viven no dispone de ninguna habitación adicional.

 

El problema parece mucho más sencillo de lo que en realidad es, ya que la principal premisa de los padres es que las 3 camas fueran igual de cómodas y a poder ser que ninguna de las tres tuviera que abrirse y cerrarse cada noche.

 

Sin embargo, según nos contaron, en todas las opciones que les dieron hasta entonces, la tercera cama había que guardarla por el día y sacarla cada noche para dormir una de sus hijas. Es decir, una de las camas tenía que ser un compacto bicama que ofrece esta solución al contar con dos camas de uso diario en una, pero a ellxs esta opción no les acababa de convencer.

 

Tan cansados estaban de recorrer tienda tras tienda que, en cuanto descubrieron Singulárea y vieron que éramos especialistas en dormitorios juveniles, vinieron un sábado por la mañana y adquirieron una habitación juvenil con 3 camas abatibles.

 

 

Imaginaros lo necesitados que estaban de resolver el gran problema que tenían, que habían renunciado a cualquier otro tipo de alternativa que no fuera tener que abrir y cerrar las tres camas a diario, y por ello recurrieron a esta “solución”.

 

Probablemente estuvieron echándole un vistazo a nuestro Catálogo de dormitorios juveniles y habían tomado ya esta decisión. Porque venían con la única idea de ver y comprobar cómo son este tipo de camas, cuales son las características de las nuestras e incluso habían decidido cómo debían ser: Dos debían ser verticales y la tercera horizontal, con armario en su parte superior.

 

 

Pensaban que poder contar con un pequeño armario adicional sobre una de estas camas, resolvería la capacidad de almacenaje para sus tres hijas, puesto que la habitación ya tenía otro armario empotrado. Y si el sistema de apertura de una cama abatible es tan cómodo y seguro para ellas como cualquier otro, la composición elegida resolvía de una tajada el gran problema que no habían conseguido resolver hasta la fecha.

 

Así que hicieron su compra en Singulárea y se fueron contentxs porque pensaban que al fin, después de tanto tiempo, habían resuelto su gran problema.

 

¿POR QUÉ LA PRIMERA HABITACIÓN JUVENIL ELEGIDA NO ERA LA ADECUADA?

Desde luego no es fácil ubicar 3 camas abiertas siempre dentro de una habitación, ya que ocupan mucho volumen y hay que respetar siempre los espacios de uso alrededor el mobiliario, por lo que, en un principio, yo también pensé que era una buena solución para ellos, teniendo en cuenta todos los condicionantes.
Como bien sabréis, las camas abatibles no son precisamente económicas si cuentan con las estructuras y los herrajes adecuados para que aporten seguridad a sus usuarios, de modo que Amparo y Javi habían hecho un desembolso importante para amueblar la habitación juvenil de sus tres hijas.
Pero, ¿no podrían haber adquirido algo similar en cualquier otra tienda de dormitorios juveniles?, ¿qué le habíamos ofrecido nosotros como auténticos especialistas en habitaciones juveniles a medida, que no pudieran haberles ofrecido en cualquier otro sitio? Sinceramente, nada.

 

CUANDO EL CLIENTE ESTÁ SATISFECHO

PERO TÚ SABES QUE PUEDES HACERLO TODAVÍA MEJOR…

NACE EL SERVICIO COMODÓN

Contacta con Singulárea para amueblar tu dormitorio y sacarle el máximo rendimiento al espacio, a tu tiempo y a tu inversión.

 

La verdad es que fue una casualidad el hecho de que naciera este servicio de nombre tan peculiar. Sí, a mí también me hace gracia su nombre, pero lo mejor es siempre simplificar. Sobre todo si con el mismo nombre se entiende a la perfección de qué se trata. 🙂

 

Y fue una casualidad porque fuí yo el que tenía dudas en cuanto a la correcta apertura de una de las camas abatibles que Amparo y Javi habían adquirido. La habitación tenía un ángulo que entraba desde la fachada del edificio, que me hacía dudar de que la cama abatible vertical que debía ir instalada justo en ese lado, pudiera abrirse por completo.

 

 

Así que llamé a Amparo para comentarle mi duda, y ella estuvo de acuerdo en que fuera a comprobar a su casa bien esta medida y así asegurarnos de que no íbamos a tener ningún problema posteriormente. Y a los dos días, ya estábamos en su casa para comprobarlo.

 

EFECTIVAMENTE, NO ERA EL DORMITORIO JUVENIL ADECUADO PARA AMPARO Y JAVI

 

Las medidas estaban tan, tan apuradas, que la cama podía desplegarse por completo, pero aún así no teníamos la completa certeza de que fuera cómoda de abrir y cerrar a diario, puesto que el dichoso ángulo impedía, además, situarse en la ubicación correcta para hacerlo.

 

 

Bajo estas líneas podéis ver el ángulo entrante en la habitación, donde ahora las 3 niñas han puesto el sinfonier de cajones que ya tenían anteriormente y del que no querían desprenderse.

 

 

¿Qué podíamos hacer entonces? Pues así, de pronto, lo único que se nos ocurrió fue proponerles que, ya que estábamos allí y podíamos tomar bien todas las medidas de la habitación, les haríamos un estudio en 3 dimensiones de la habitación, en busca de una distribución óptima del espacio y que cumpliera con los requisitos que nos exigían desde el principio.

 

 

Y así, probando y reprobando camas de un tipo y de otro, y situándolas allá donde era posible instalarlas, encontramos el que sería el dormitorio juvenil para tres niñas definitivo. Lo habíamos conseguido combinando 3 tipos de cama distintos, algo nada habitual, y lo hicimos para conseguir que ninguna de las tres tuviera que cerrarse y abrirse cada noche.

 

 

2 de las 3 camas aportaban espacio extra de almacenamiento, ya que una era un canapé abatible y la otra un compacto de 2 baúles con ruedas en su parte inferior. Pero además conseguimos ubicar dentro del espacio un armario de 2 puertas correderas con arcón interior, ante la sorpresa de Amparo y Javi.

 

UNA HABITACIÓN COMPARTIDA POR 3 NIÑAS CON EDADES MUY DISTINTAS

 

Algo que también tuvimos que tener en cuenta al diseñar este dormitorio con 3 camas para uso diario, era que las diferencias de edades entre las niñas era importante. Mientras que la mayor ya era adolescente, la más pequeña era apenas un bebé de pocos años. Y entre medias, una niña de 8 años. De modo que había que conseguir que las tres niñas convivieran sin sentirse incómodas en ningún momento.

 

 

La adolescente necesitaba ya un poco más de independencia. Contar con un espacio propio (ya sabéis cómo somos a esa edad), y esto lo resolvimos asignándole a ella la cama en alto, que le aportaba la intimidad tan necesaria en esa época de la vida.

 

 

Así, las dos más pequeñas, cuyas edades son más parejas, disfrutan de las camas inferiores, donde además dispondrán de espacio para jugar durante el día.

 

De modo que todxs, los padres, las hijas y especialmente nosotros, nos sentimos muy satisfechos de haber encontrado (ahora sí), la mejor habitación posible para resolver el problema que Amparo y Javi tenían antes de venir a visitarnos.

 

Debido al problema de esta familia, tuvimos que pensar en nuevas maneras de trabajar. Efectivamente, con Amparo y Javi había nacido nuestro Servicio Comodón, porque a partir de entonces este fue un método que ofrecimos a todos nuestros clientes y actualmente es el servicio estrella de Singulárea.

 

Así que ¡gracias familia! 🙂

 

P.D.: La historia no termina aquí. También ideamos nuevas y mejores formas para instalar puntos de luz. Pero eso ya lo contaré en otro post donde aborde temas más técnicos.
Si te interesa conocer más sobre nuestro método de trabajo, síguenos en nuestros perfiles de Facebook e Instagram y ayúdanos a llegar a más personas que puedan tener un problema como el que tenían Amparo y Javi. ¡GRACIAS!